Untitled Document
Facebook de La Gazeta Mar Chiquita Twitter Teve Mar Chiquita Youtube Teve Mar Chiquita Lector Rss de La Gazeta Mar Chiquita
Lof JSliderNews 2.0 - Jquery 1.7.x
Previous
Next

 
Vuelve David Bowie
Hace 1623 dias 21 horas 24 minutos:   Pocos artistas tienen la estatura y base de fans como para desaparecerse por casi diez años y volver tan popular como siempre. David Bowie impone las reglas y condiciones con su primer álbum desde 2003. Ésta es la historia de una espera.

    Nueve de noviembre de 2006. David Bowie sube al escenario de elegante terno negro en el Hammersmith Ballroom de Nueva York en un show benéfico para Keep a Child Alive. Interpretó ‘Wild is the Wind’, ‘Fantastic Voyage’ y se hizo acompañar por Alicia Keys para ‘Changes’.
    Ésa fue, hasta el momento, la última actuación de Bowie ante cualquier público. Con la sola excepción de una curiosa aparición en el disco de versiones de Tom Waits a cargo de Scarlett Johnsson, no volvimos a saber de su carrera musical hasta el 8 de enero pasado (en su cumpleaños número sesenta y seis). Pasaron dos mil doscientos cincuenta y tres días.
    “Bowie está retirado” era la consigna hasta hace poco. Sí, lo estuvo un buen rato. Aunque según hemos comenzado a enterarnos desde que se supo que el creador de Ziggy Stardust publicará un nuevo disco el 12 de marzo, su inactividad fue bastante menos extensa de lo que imaginamos.
    “Fue en noviembre de 2010”, Tony Visconti, histórico productor de Bowie y de Marc Bolan, recuerda que en esa fecha ingresó junto a su amigo al estudio para ensayar por cuatro días y luego grabar algunas cosas al quinto. “Yo estaba trabajando en Londres cuando recibí un llamado de él para saber si yo estaba dispuesto a hacer algunos demos”, confesó Visconti a Rolling Stone.
    La formación incluía al productor en el rol de bajista, Gerry Leonard en guitarra, el mismo Bowie en teclado y Sterling Campbell en batería. Poco más de media docena de canciones llegaron ya compuestas en una grabadora digital de ocho tracks y con cinco días de trabajo, dieron por concluidas las sesiones. Eso había sido todo. Y así pasaron seis meses más.
    Pasó el primer trimestre de 2011 y ni siquiera quienes participaron de aquellos ensayos sabían de Bowie. En todo este periodo de ostracismo, la prensa comenzó a especular con que el inglés se había alejado del ojo público por problemas de salud. Los rumores se colgaban de los problemas al corazón que le aquejaron a mediados de 2004, con operación de emergencia en Alemania como parte del proceso.
    Según señala Visconti, “todos estuvimos preocupados en su minuto. Pero el tema pasó, no habló con nadie y me escribió una vez que estaba recuperado. Aunque el tema de los demos salió recién en 2010, antes no le interesaba”.
    Retomando la historia, en algún momento de la primavera norteamericana de 2011 David Bowie se puso en contacto con su gente nuevamente. Esta vez Sterling Campbell no estaría disponible, instante en el cual entró a la foto Zachary Alford. “Simplemente me llegó un correo electrónico de David para preguntarme si estaba disponible las primeras semanas de mayo. No sabía bien para qué era, no me dijo nada, nadie sabía mucho en realidad. Una semana antes del plazo nos dijo que estuviésemos en tal estudio el día indicado”, detalla el percusionista.
    A Visconti ya le había llegado el anuncio de que “‘voy a comenzar a escribir de nuevo’. Nos juntamos en abril de 2011, interrumpido porque él iba desapareciendo por semanas o incluso un par de meses para hacer más canciones”. En total pasaron dieciocho meses.
    Para los encuentros con los demás músicos en mayo, la información se había filtrado para algunos reporteros y Bowie decidió cambiar de estudio. Bowie fue tan cuidadoso de que nadie supiera de su trabajo que ni siquiera envió adelantos a su gente vía internet. “Escuché las canciones en que quería trabajar por primera vez en el estudio, las repetimos un par de veces, luego a la sala y a tocarla. Hacíamos dos o tres tomas por canción y luego repetíamos el proceso para la siguiente”, cuenta Alford.
    Entre los músicos que participaron de las grabaciones, están los citados Alford, Campbell, Gail Ann Dorsey y el reconocido Tony Levin en el bajo y para las guitarras, el cerebro Gerry Leonard, David Torn y Earl Slick. Bowie puso teclado, además de alguna acústica por ahí.
    Leonard, descrito por Tony Visconti como “el director musical de David”, entregaba hojas con partituras, instrucciones y cada músico iba tomando notas antes de entrar a la sala a tocar. Y aunque no lo parezca, las sesiones han sido caracterizadas por todos los involucrados como “muy relajadas”.
    “David quería evitar que trabajáramos en exceso alguna canción. Si pasaban dos o tres tomas en que el tema no había quedado bien, él decía ‘o la agarramos o no, así es que mejor pasemos a la siguiente’”, narra Alford. En el más extremo de los casos, se hicieron cinco tomas de alguna composición. En otro par se hizo sólo una. Esta etapa duró dos semanas.
    Aparentemente las últimas sesiones fueron en mayo de 2012. Allí Bowie invitó a Earl Slick a hacer algunos solos y poner su guitarra en los temas más rockeros de la placa. “Él nos pidió que no dijéramos nada porque no sabía bien cuándo estaría preparado para publicar el material”, dice Slick.
    Cuesta creen que habiendo pasado tanta gente por el proceso, no se haya filtrado la información a los medios. “Funcionó porque era toda gente en la cual David podía confiar a ciegas”, cree Visconti. “A todos nos hicieron firmar un acuerdo de confidencialidad”, afirma Zachary Alford. Cada uno podía avisar sólo a su familia más cercana.
    El 8 de enero se entregó la noticia de la publicación de “The Next Day” acompañada del clip de ‘Where Are We Now’, una balada mayoritariamente alabada por la prensa. A no confundirse, pues de acuerdo a lo que contó Visconti, “el disco es bastante rockero”. Esto lo reafirma Slick, recordando que cada vez que Bowie quiso sonar guitarrero tras su etapa Ziggy Stardust, recurrió a él y esta no es la excepción. “Esa es la razón por la cual estoy en este disco”, explica.
    “The Next Day” incluye algunas cosas con aroma sesentero, unos cortes algo funky y mucho rock and roll. Las referencias más citadas han sido “Station to Station” (1976), “Scary Monsters” (1980) y “Young Americans” (1975).
    Ahora la pregunta es si es que David Bowie volverá a pararse frente a un micrófono en un escenario. Alford recuerda que en 2011 parecía ser una opción: “al final de esas dos semanas, me preguntó si estaría disponible para algo de promoción. Por supuesto que le dije que sí”.
    El tiempo parece haber hecho cambiar de parecer a Bowie. A mediados de enero, Visconti confesó que en una conversación posterior a la salida de su single, el músico le había dicho que “sigo firme con la idea de no hacer una gira. De hacer algo, sería un solo show”.
    “Depende de él y con él nunca se sabe. Podría llamarme mañana para decirme que tenemos que prepararnos para unas fechas así como podría no hacerlo nunca más”, dice Earl Slick. Al sello le ha dejado en claro que no hará promoción ni mucho menos una gira mundial. Al cierre de esta edición, David Bowie tampoco había hecho prensa para promocionar su álbum. Habiendo pasado tanto tiempo, eso parece no ser realmente lo más importante.




Documento sin título

pagination
Copyright 2012. Todos los derechos reservados.
San Martín 752 (General Piran) / www.lagazetamarchiquita.com.ar / Tel. 02265-491 534 / info@lagazetamarchiquita.com.ar
Untitled Document
lagazetamarchiquita.COM.AR
Facebook
Twitter
YouTube
Información